22 de abril de 2014

Mitos Argentinos. Hoy: “Somos un país muy inseguro”.

La inseguridad está cada vez peor, nos están matando. Cuando salimos de casa no sabemos si vamos a volver. Tu vida no vale nada, te matan por una zapatilla o un celular. En este país nadie va preso por nada. Los delincuentes entran por una puerta y salen por la otra. Los menores te matan y al otro día salen libres porque no son imputables. Hay que bajar la edad de imputabilidad. Debido al narcotráfico te matan por nada: ya estamos como Colombia o México. Nadie hace nada, ¿dónde está la “década ganada” y la inclusión si hay cada vez más inseguridad? Es por eso que la gente que puede se va a vivir a Uruguay o Brasil.

Estas y otras frases por el estilo suelen oírse en los medios de difusión  o en la calle, en los bares, las oficinas y las fábricas. Y sobre estas afirmaciones se editorializa, se opina, se diagnostica y se proponen soluciones contra la denominada “inseguridad”. Incluso, hasta se legisla basado en estos preceptos de "la gente” elevados a verdad revelada, indubitable. Pero, como dudar es la especialidad de esta casa, este humilde servidor público se atreve a poner a prueba tales afirmaciones. Para ello recurriremos a datos que puedan encontrarse en los mismos medios (que, por alguna razón suelen pasar desapercibidos) y a investigaciones de los especialistas en el tema, para contrastarlos con las afirmaciones del comienzo. Vayamos, pues, a los datos crudos de la realidad.


¿”Sensación de inseguridad"? La verdadera criminalidad en Argentina.
Cualquier opinión, análisis o comentario sobre el indefinido, impreciso fenómeno que denominamos “inseguridad” suele estar teñido del tinte político de quien lo enuncie. Esto ocurre tanto en los medios de difusión como en las charlas de café o en los hogares. Como el interés de los medios no suele ser indagar en la realidad sino trabajar o servirse de lo que se dice de ella, en sus informes sobre la inseguridad no se suelen dar cifras serias, concretas, certeras sobre el tema sino que se esgrimen datos parciales, sin contexto y con el sólo propósito de dar brillo, color o contundencia a la noticia, y no certeza o precisión en la exposición del fenómeno. Y esto se potencia si quien lo hace es un político o periodista , ya sea oficialista u opositor de cualquiera de los gobiernos: nacional, provincial o municipal.
Es por eso que este humilde Basurero apelará para este breve análisis a los datos brindados por reconocidas entidades, organizaciones o expertos en la materia, para evitar cualquier sesgo político, y de esta manera conocer la realidad de la inseguridad en estos pagos. Sólo del conocimiento del verdadero estado de la inseguridad que se vive en nuestro país podremos sacar conclusiones sobre los pasos a dar para reducirla porque, desde ya, sabemos que eliminarla es imposible, utópico.
Así es, sólo el conocimiento de las cifras auténticas de crímenes y sus particularidades (alejándonos de las especulaciones o manipulaciones) nos dará la posibilidad de conocer la verdadera criminalidad (según la Real Academia Española: número proporcional de crímenes) existente en nuestro país, para analizar luego las posibles medidas para reducirla.
Hablamos de criminalidad porque la inseguridad es una sensación subjetiva, imposible de mensurar objetivamente con cifras, cantidad de hechos, porque depende de cada uno de los sujetos y la interpretación que ellos hagan de los mismos; lo que sólo puede conocerse mediante encuestas (como veremos más adelante).
En cambio, la criminalidad es un dato fáctico, que surge de la cantidad de delitos cometidos (en el caso de este análisis, de homicidios), y se mensura tomando los homicidios efectivamente cometidos en una sociedad determinada.
En los estudios especializados sobre criminalidad se suele tomar como índice confiable para determinar la criminalidad (inseguridad) de un país o ciudad, la cantidad de homicidios dolosos (intencionales) por cada 100.000 habitantes que se producen en él, ya que se trata de un delito que no puede ocultarse o pasar desapercibido y su conocimiento no depende de que sea denunciado ante la autoridad policial, porque la mera existencia de una persona asesinada engrosa las estadísticas de la justicia. Ante esta realidad, lo que resta es trabajar sobre el problema y (como dice el Juez de la Corte Suprema de Justicia y experto mundialmente reconocido en la materia, Eugenio Raúl Zaffaroni), a nosotros también “Nos interesa saber si sube o si baja la violencia homicida, pero si no sabemos qué clase de homicidios tenemos, qué motivaciones tenemos, cuáles son las circunstancias de victimización, cuáles son las características de las víctimas, cuáles las del victimario, en qué zonas se producen, cuáles son las motivaciones, evidentemente no es una investigación dirigida a la prevención. No podemos prevenir de la misma manera un homicidio intrafamiliar que un homicidio en ocasión de robo, que un homicidio en ocasión de un asalto a un banco. Son formas de prevención completamente diferentes. De modo que básicamente necesitamos esos datos”.

Pasemos ahora a los fríos números de la criminalidad, a los informes de los estudios realizados con datos recolectados directamente en los expedientes judiciales, donde se evita cualquier manipulación de cifras que puedan cometer funcionarios, policías o periodistas. Apelaremos entonces a los datos de la ONU, a través de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, y a los datos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Comencemos entonces por verifica cuál es la dimensión de la criminalidad en Argentina.


* ¿Cuán segura o insegura es Argentina en el concierto mundial?
Según la oficina específica de las Naciones Unidas, la situación de nuestro país en materia de criminalidad (tasa de homicidios por año) es la siguiente:

(Extracto de la escala total)

Vemos así que nuestro país está bastante bien posicionado en esta tabla de criminalidad en el mundo, con una tasa de 5,5 homicidios por cada 100.000 habitantes por año; no tan bien como algunos países europeos (con tasas de alrededor de 1,5) o Cuba (5,0) y EE.UU. (4,7), pero mejor que Uruguay (5,9) y mucho mejor que Brasil, cuya tasa es cuatro veces peor (21,8) que Argentina. (Este último dato no se muestra en el segmento de la tabla exhibido arriba, click ver para la lista completa).
Pero ¿qué significa esta comparación? Significa que las posibilidades de ser asesinado por alguna razón son similares en estos países y en el nuestro; salvo en Brasil, donde son 4 veces mayores que en Argentina. Paradójicamente, estos mismos son algunos de los países donde los argentinos preferimos vacacionar, sin sentirnos inseguros.
Para tener un panorama más global, veamos este mapa que grafica con la intensidad del color rojo las diferentes tasas de homicidios en todo el mundo (más oscuro significa más inseguro):

(Click para agrandar)



* ¿La inseguridad en Argentina está cada vez peor?
Veamos ahora cómo ha sido la evolución de la tasa de homicidios en nuestro país en las dos últimas décadas, también basándonos en los datos de la ONU.

La evolución de la tasa de homicidios en Argentina en la década 1990-1999 es la siguiente:


Ante estos datos podemos arriesgar (humildemente) algún tipo de explicación sociológica, incompleta, por supuesto, sobre los motivos del aumento en la tasa de homicidios en esta década.
Como vemos, mientras que en los años 1990 a 1994 la tasa descendía de 4,5 a 3,9, fruto de un recomposición económica y un alivio social post hiperinflaciones (1989-1990), a partir de 1995 la criminalidad se espiraliza hasta llegar al pico de 9,15 en 1997. Aunque merma un poco en 1998 y 1999, siguen siendo las tasas más altas de la historia (hasta llegar al 9,2 en 2002 -como veremos- posterior a la debacle económica y social que todos conocemos).
Este fenómeno ratifica el peso enorme que los índices de desocupación, pobreza, indigencia y desigualdad ejercen en los de la criminalidad o inseguridad ciudadana.
Sigamos con los datos:

La evolución de la tasa de homicidios en Argentina en la década 2000-2009 es la siguiente:


Vemos aquí un fuerte descenso desde el pico histórico de 9,2 en 2002 hasta el 5,5 de 2009, cifra que se mantiene hasta hoy. Es evidente que las políticas de inclusión económica, el descenso de la desocupación, la pobreza, la indigencia y la desigualdad, junto con las demás políticas sociales han mejorado los índices de seguridad.
Pero para poner a prueba esta explicación, observemos qué se aprecia si contrastamos la evolución de estos datos en ambas décadas con la evolución de las tasas de desocupación y pobreza en esos mismos años, la que se muestra en los gráficos siguientes:



Probemos también contrastando los mismos datos con la evolución del coeficiente Gini (índice de distribución de la riqueza) en esos años:


(Click para agrandar)

Se puede ver así la estrecha relación que existe entre el deterioro económico-social y aumento de la desigualdad, y el aumento de la criminalidad en la década de los noventa; y, a su vez, se verifica también la estrecha relación entre la recuperación económico-social y el descenso de la criminalidad en la primera década de este siglo.
(Para más detalles de la evolución de la economía comparando ambas décadas ver aquí.)


* ¿Nadie va preso en Argentina? ¿Los delincuentes entran por una puerta y salen por la otra?
Para verificar ambas afirmaciones, repasemos los números de la misma Organización de las Naciones Unidas sobre la evolución de la población carcelaria en Argentina:


Vemos entonces que, contrariamente a lo que se sospecha, las cárceles están cada vez más llenas de presos. La población carcelaria pasó de 37.885 convictos en 2000 a 59.227 en 2010, casi duplicándose en diez años, lo que no concuerda con la evolución de la población argentina. Este dato muestra que no parece que muchos salgan por la otra puerta como se suele afirmar, por lo menos no sin pasar algunos años encarcelados. Además, si vemos el porcentaje de detenidos que son inocentes, es decir que están procesados y no tienen condena firme, veremos que no es tan gratuita la vida al borde del delito, más aún si lo comparamos con los demás países del continente.
Los datos sobre personas detenidas sin condena, como porcentaje del total de la población carcelaria, son, por país:


Es decir que más de la mitad de los presos son ciudadanos inocentes que esperan una sentencia (culpable o inocente). Y si abrimos el espectro histórico, veremos que desde la explosión del modelo  neoliberal que produjo el  incremento en la tasa de criminalidad, como hemos visto, las cárceles incrementaron visiblemente su población, como se ve en este gráfico:

(Click para agrandar)

Se aprecia también que la curva de población carcelaria no sigue el descenso de la tasa de homicidios de la década pasada, por lo que afirmar que “nadie va preso” en estos años por un excesivo “garantismo”, no parece tener mucho fundamento.



* Profundicemos ahora en el análisis de la criminalidad de Argentina.
Para enriquecer este humilde análisis, aprovechemos el trabajo metódico de un equipo de investigadores de la Corte Suprema de Justicia sobre la criminalidad en Argentina en los últimos años, el que nos provee de datos precisos y completos sobre la tasa de homicidios dolosos, tanto en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como en el Conurbano. Repasemos ahora estos datos para complementar lo ya analizado hasta el 2009, pero profundizando así en el análisis para el trienio 2010 al 2012.

Empecemos con los datos de la ciudad de Buenos Aires (C.A.B.A.):
Según los datos relevados por la Corte Suprema, los homicidios dolosos en la ciudad evolucionaron en estos tres años de la siguiente manera:



 Es decir que la cantidad de víctimas de homicidio descendió en este período (aunque subió en 2011), y lo mismo sucedió con la tasa de homicidios por 100.000 habitantes. Para tener un panorama más preciso de las causas de los homicidios y su evolución, veamos el gráfico siguiente:


Se aprecia así que los homicidios causados por robo descendieron en C.A.B.A. igual que los debidos a las demás causas, salvo los que se dieron en ocasión de riña, que subieron y que explican además la suba del total en 2011. Esto contrasta con la “sensación” de que son cada vez más y, a su vez, del temor creciente de que al salir de la casa uno no sabe si vuelve porque “te matan para robarte una zapatilla o un celular”. Pero sigamos desagregando los datos.
Si averiguamos si existía alguna relación entre la víctima y el asesino o si existía un conflicto previo entre ellos, veremos lo siguiente (en 2012):

(Click para agrandar)

Es decir que el 41% de los homicidios no son al voleo o debido a la inseguridad ciudadana sino que tienen alguna causa anterior al hecho, muy probablemente un conflicto entre autor y víctima.


Ahora bien, hemos visto que la tasa de homicidios de la ciudad de Buenos Aires es relativamente baja (5,46), pero si hacemos un análisis más profundo y dividimos a la ciudad en dos zonas, norte y sur, veremos que las tasas de homicidios en ellas son muy diferentes:


Vemos así que en la zona norte la tasa es similar a los países europeos, y que a su vez la de la zona sur casi duplica la del país, aunque apenas llega a la mitad que la de Brasil. Esto, según los investigadores de la Corte Suprema, determina que la población de las villas de la zona sur es principalmente victima de homicidios, más que victimarios de quienes viven fuera de ellas. (Ver el informe completo)

En cuanto a la edad de los homicidas (relacionado con el candente debate sobre la "edad de imputabilidad"), veamos qué dicen los datos:


(Click para agrandar)

Es decir que la incidencia de los homicidas menores de edad inimputables es ínfima. Por lo tanto, la incidencia que podría tener la baja de la edad de imputabilidad es irrelevante en materia de seguridad ciudadana, por lo menos en C.A.B.A.

Y en cuanto al arma utilizada, las estadísticas muestran lo siguiente:



Repasemos ahora los mismos datos pero en el Conurbano Bonaerense:


(Click para agrandar)






En cuanto al arma utilizada, las estadísticas del Conurbano muestran lo siguiente:



Vemos así que la situación es similar a la de C.A.B.A. Pero, además, aquí contamos con un dato nuevo: la incidencia de la droga en estos delitos no parece ser tan importante.

(Click para agrandar)


Ahora que hemos visto los datos de ambas zonas, Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Conurbano Bonaerense, arriesguemos algunas conclusiones.


Si observamos la cantidad de homicidios por año, vemos que en C.A.B.A. hubo (en 2012) 158 y en el Conurbano, 788, lo que da 946 homicidios en total. Pero si diferenciamos los que se pueden atribuir a la inseguridad ciudadana (en ocasión de robo) tenemos que en C.A.B.A. en ese mismo año fueron 23 y en el Conurbano 153, lo que da un total de 176.

Si además pensamos que esos 176 homicidios ocurrieron durante un año en una población de más de 13 millones de habitantes, veremos la distancia relativa que existe entre el panorama que sugiere la lectura que se hace desde los medios de difusión, debido a su tarea específica o estilo y lo que se verifica en la realidad. (Más adelante repasaremos más en detalle la situación de la seguridad, inseguridad o criminalidad relativa de la ciudad de Buenos Aires.)

En el caso del mencionado debate sobre la imputabilidad de los menores que cometen homicidios, es harto evidente que el tema está por demás sobredimensionado ya que, como vimos, los asesinatos cometidos por menores inimputables alcanza apenas a 2 casos (1% del total) en C.A.B.A. y 26 casos (2,35% del total) en el Conurbano (en 2012). Es decir que cuando se señala la baja de la edad de imputabilidad de los menores como una solución para reducir la criminalidad se está hablando sin fundamento.

Es un hecho que los homicidios en ocasión de robo bajaron, además de que representan sólo un 15% del total en C.A.B.A. y un 20% en el Conurbano.

Se verifica también que los homicidios causados por conflictos intrafamiliares o entre vecinos también bajaron, y representan un 9% del total en C.A.B.A. y un 13% en el Conurbano.

En cambio, los homicidios ocasionados en discusión, riña o venganza (como el caso del "linchamiento" en Rosario citado aquí ) aumentaron en estos años y representan un 39% en C.A.B.A. y un 42% en el Conurbano.

A su vez, si se considera la existencia de una relación previa entre víctima y victimario, este tipo de homicidios representan al menos un 41% de los casos en C.A.B.A. y al menos un 43% en el Conurbano.

Los homicidios efectuados con arma de fuego representan más del 68% en C.A.B.A. y en el Conurbano son el 63% de los casos. Comparando la incidencia de las denominadas drogas prohibidas (7,10%) con la de las armas de fuego, resalta claramente dónde se debe trabajar más para bajar la tasa de homicidiosComo dice acertadamente Darío Kosovsky, investigador del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (Inecip):
Siempre las consecuencias del hecho empeoran cuando la persona a la que le quieren robar está armada. Tener un arma de fuego da simbólicamente mayor tranquilidad frente a una eventual amenaza de defensa de bienes o de la familia. Los hechos contradicen esa sensación. En escenarios altamente conflictivos, la proliferación de armas entre los civiles es echarle nafta al fuego. Incrementan los riesgos de muerte de tu propia familia en un eventual enfrentamiento con alguien. Es muy traumático quitarle la vida a alguien y poner en riesgo la vida de terceros y la propia”.
Nota completa


* Muertes publicitadas vs. muertes silenciadas.
Los medios de difusión, en su afán de difundir preferentemente las noticias trágicas y policiales, no diferencian qué tipos de homicidios están relacionados con la llamada "inseguridad" ciudadana (en ocasión de robo) y qué tipos no (homicidios entre familiares o conocidos, en riña, etc.). Tampoco se le da la importancia que tienen otros tipos de muertes que afectan a los ciudadanos, como los derivados de accidentes de tránsito. Porque si hablamos de muertes involuntarias, de acuerdo a las cifras con que contamos hoy, si comparamos las muertes en C.A.B.A. ocasionadas por robo (según la Corte Suprema de Justicia) con las producidas debido a accidentes de tránsito (según la ONG Luchemos por la Vida) veremos que en estos últimos tres años los datos son los siguientes:

Año 2010
En ocasión de robo: 47 muertos
Por accidente de tránsito: 159 muertos

Año 2011
En ocasión de robo: 28 muertos
Por accidente de tránsito: 141 muertos

Año 2012
En ocasión de robo: 23 muertos
Por accidente de tránsito: 98 muertos

Como vemos, los muertos por accidentes de tránsito son entre 3 y 5 veces más que los ocasionados por robos. Parece que allí estaría el terreno fértil sobre el que podemos trabajar más para reducir la inseguridad física, reducir la sensación de que al salir de casa no sabemos si vamos a volver vivos.

Además, como sabemos, no se verifica en la percepción de la población el descenso de la tasa de homicidios (o si se quiere de inseguridad) debido a que es muy difícil que la gente lo perciba y, a su vez, porque los medios no lo reflejan: al contrario, siguen acicateando con el tema de la "inseguridad" y, para peor, sin diferenciar las muertes de acuerdo a la causa de las mismas, manteniendo así el tema candente en la preocupación ciudadana.

Los datos exhibidos aquí, extraídos de la realidad cruda, bien lejos de las manipulaciones que pueden ensayar políticos, periodistas u opinadores de café, derriban al mito argentino que tratamos hoy, y reflejan un panorama bien distinto al que divulgan los medios de difusión.
Un breve resumen de lo que hemos analizado aquí lo reflejan estas palabras del juez de la Suprema Corte, Eugenio Zaffaroni que reproduce aquí La Nación:

La muerte en ocasión de robo aparece cuarta en la lista de causas de homicidio. En primer lugar se ubican los accidentes de tránsito; en segundo, el suicidio; en tercero, los homicidios dolosos -que en su mayoría se trata de episodios protagonizados por familiares o conocidos-, y luego, los asesinatos entre desconocidos.



A modo de conclusión, y sin forzar la interpretación de los números que reflejan lo que realmente ocurre en nuestro país en materia de inseguridad, de posibilidad de perder la vida (independientemente de lo que el Estado debe hacer para mejorar estos índices), podemos arriesgar lo siguiente:


Para preservar nuestra vida debemos cuidarnos principalmente del tránsito, luego de nosotros mismos y de nuestros familiares o conocidos y, por último, de los extraños. Y, fundamentalmente, evitar la presencia de armas de fuego.



Veamos ahora al propio Ministro de la Corte Suprema de Justicia en la presentación de la última investigación sobre homicidios dolosos del Instituto de Investigaciones de la Corte.



(Para leer los informes de la Suprema Corte de Justicia completos click aquí.)



Analicemos, por último, lo que sucede en materia de seguridad o criminalidad en la ciudad de Buenos Aires en el contexto de otras ciudades del mundo, en estos casos como homicidios cometidos con armas de fuego.



* ¿Cuál es "la ciudad de la furia"?

En el ranking de las 50 ciudades más violentas del mundo (por tasa de homicidios) durante 2013, veremos que no hay ninguna ciudad argentina. Pero sí encontramos 15 ciudades de Brasil (entre ellas Fortaleza con una tasa de 72,81, Salvador de Bahía con 57,51, y Belo Horizonte con 34,73); 9 ciudades de México (entre ellas: Acapulco con 112,80, Chihuahua con 50,12 y Tijuana con 32,50);  6 ciudades de Colombia (entre ellas: Cali con 83,20, Santa Marta con 42.44 y Medellín con 38,06) y 4 ciudades de los EE.UU., (entre ellas: Detroit con una tasa de 46,99, Nueva Orleans con 45,08 y Baltimore con 37,77).
Ante estos datos, cabe recordar que la tasa de la ciudad de Buenos Aires es de 5,46 (en 2012), que incluso la ciudad más violenta de Argentina, Rosario tiene una tasa de 22 homicidios por cada 100.000 habitantes y que, como ya dijimos, paradójicamente los argentinos solemos ir de vacaciones a algunas de esas ciudades o países peligrosos sin sufrir "sensación de inseguridad" allí.





Repasemos a continuación las tasas de homicidios (desagregados ahora por causa del uso de armas de fuego en 2012) de algunas ciudades de EE.UU.:

Nueva York :
Boston: 6.2
Los Angeles: 9.2
Phoenix: 10.6
Chicago: 11.6
Houston: 12.9
Buffalo: 16.5
Atlanta: 17.2
Cleveland: 17.4
Washington DC: 19
Miami: 24
Newark: 25
Baltimore: 30
Detroit: 36
Nueva Orleans: 62

(Cabe aclarar que la tasa de homicidios por uso de armas de fuego de Buenos Aires es, naturalmente, aún menor (aprox. 3,44) que la de homicidios en general.)


Más datos sobre el tema ver aquí en The Guardian de Gran Bretaña.
Informes de la Suprema Corte de Justicia completos.



Como hemos visto, con este análisis se verifica lo señalado en el título de la nota: la afirmación “Somos un país muy inseguro” constituye un mito argentino, uno más de los tratados en Basurero Nacional. Y, como todo mito es muy difícil de erradicar, más aún si se lo suele utilizar políticamente o para ganar rating.
Por eso, este humilde servidor público se atreve a postular similitudes entre este fenómeno de la percepción de la inseguridad y la percepción del clima. Pensemos lo que sucede con la temperatura objetiva y la sensación subjetiva de frío: aún con una misma temperatura (digamos 15°C) hay quien tiene frío y quien no. Algo parecido sucede con el tema de la "inseguridad", pero, en este caso, no debido a la anatomía personal de cada uno sino a la historia personal o social y a los estímulos o las noticias que recibe cada uno en forma cotidiana. Así, aunque parezca extraño, la misma persona puede sentirse insegura en una ciudad que tiene una tasa objetiva de asesinatos por arma de fuego de 3,44 por cada 100.000 habitantes (Buenos Aires) y a su vez sentirse muy segura en una que tiene una tasa de 9,2 (Los Ángeles), en una de 19 (Washington DC), o en una de 24 (Miami); o aun en las ciudades más violentas del planeta como Nueva Orleans, con una tasa de 45,08, o Salvador de Bahía con una tasa de 57,51, o Acapulco con una de 112,80 homicidios por cada 100.000 habitantes. Y entre los factores que influyen en este fenómeno, los medios masivos de difusión tienen un papel inocultable.


Para entender un poco mejor la pervivencia de este mito, veamos el resumen de una nota esclarecedora sobre el otro fenómeno mencionado aquí: la denominada "sensación de inseguridad". Para ello, nos remitiremos a una nota del portal de la BBC de Londres en castellano que trata este tema.


Cono Sur: poca violencia, mucha preocupación.
Este jueves habrá una manifestación contra la inseguridad en Montevideo convocada por una organización civil que busca llamar la atención de las autoridades uruguayas. Afirman que es un problema que se agrava.
En Argentina, el tema también preocupa. De manera diaria se oye mencionar el asunto entre la población o a través de los medios de comunicación privados.
Irónicamente, ambos países tienen algunas de las tasas de criminalidad más bajas del continente.
Estadísticas oficiales muestran que en 2008 y 2009, en la capital uruguaya la tasa de homicidios se mantuvo en 6,4 personas por cada 100.000, mientras que en Buenos Aires también fue inferior a 5 por cada 100.000 habitantes.
Victimización y percepción.
La diferencia entre lo que se percibe y lo que realmente es ha sido objeto de estudio por parte de académicos de las ciencias sociales mediante indicadores de opinión pública.
"(…)  una de las principales cuestiones que surgieron es que en el Cono Sur hay una percepción absolutamente desfasada con los datos duros de la criminalidad", señaló a BBC Mundo Carola Concaro, directora del Instituto Latinoamericano de Seguridad y Democracia, organismo basado en Buenos Aires que forma parte de RIAD.
"Argentina, Chile y Uruguay están al tope del ranking en victimización, pero son los más bajos en índice de homicidios", agregó.
La victimización es una encuesta que busca saber qué proporción de la población de estudio ha sufrido algún hecho delictivo, con una metodología avalada por Naciones Unidas.
Su contracara es el índice de percepción de inseguridad que busca determinar qué tan segura se siente la población en donde vive.
En 2010, un estudio de Barómetro de las Américas dejó a Perú como el país donde las personas manifestaron sentirse más inseguras y a Argentina en segundo lugar.
Argentina: la mayor brecha.
"Pero Argentina tiene la mayor brecha en la región entre la percepción de la población y la victimización", indicó a BBC Mundo Germán Lodola, uno de los autores de la investigación.
"No quiere decir que no haya un problema, sino que hay factores que escandalizan más a la gente, como por ejemplo la actividad de los medios", aseveró.
"Ahora al tener canales con noticias con más frecuencia, la noticia de un remisero (taxista) muerto se transmite 20 veces en un día y pareciera que fueron 20 remiseros (taxistas) que murieron", agregó Lodola.
Al ahondar en la discusión sobre la inseguridad en Uruguay, el argumento de Lodola se ve ejemplificado en el organizador de la protestas de este jueves en Montevideo.
"De ahí que el cálculo de la victimización sirve para complementar el registro oficial", acota.
Además, intercede Lodola, está "el uso electoral por parte de los políticos del tema de la inseguridad que contribuye a la percepción de inseguridad existente".
Nota completa


Para conocer más Mitos Argentinos cliquear aquí.

17 de abril de 2014

Algo muy grave va a suceder en este pueblo.

Dice el dicho popular: la realidad supera a la ficción. Aprovechando la reciente y lamentable desaparición del Premio Nobel de literatura Gabriel García Márquez, Basurero Nacional propone recordar de su inagotable imaginación y maestría literaria un texto que (cree este humilde servidor público) simboliza el trabajo perseverante de los medios de difusión hegemónicos contra los gobiernos, no sólo de nuestro país sino de toda Latinoamérica. Repasemos este hermoso cuento que ejemplifica magistralmente lo que es una profecía autocumplida: objetivo inocultable de esos medios que consideran que están por encima de las instituciones y los pueblos que las eligen.
Pasemos ya, pues, al texto de el gran Gabo.


En un congreso de escritores, al hablar sobre la diferencia entre contar un cuento y escribirlo, García Márquez contó lo que sigue "para que vean después cómo cambia cuando lo escriba".


Algo muy grave va a suceder en este pueblo.

Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:
-No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo.
Ellos se ríen de la madre. Dicen que esos son presentimientos de vieja, cosas que pasan. El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice:
-Te apuesto un peso a que no la haces.
Todos se ríen. Él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla. Contesta:
-Es cierto, pero me ha quedado la preocupación de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo.
Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, donde está con su mamá o una nieta o en fin, cualquier pariente. Feliz con su peso, dice:
-Le gané este peso a Dámaso en la forma más sencilla porque es un tonto.
-¿Y por qué es un tonto?
-Hombre, porque no pudo hacer una carambola sencillísima estorbado con la idea de que su mamá amaneció hoy con la idea de que algo muy grave va a suceder en este pueblo.
Entonces le dice su madre:
-No te burles de los presentimientos de los viejos porque a veces salen.
La pariente lo oye y va a comprar carne. Ella le dice al carnicero:
-Véndame una libra de carne -y en el momento que se la están cortando, agrega-: Mejor véndame dos, porque andan diciendo que algo grave va a pasar y lo mejor es estar preparado.
El carnicero despacha su carne y cuando llega otra señora a comprar una libra de carne, le dice:
-Lleve dos porque hasta aquí llega la gente diciendo que algo muy grave va a pasar, y se están preparando y comprando cosas.
Entonces la vieja responde:
-Tengo varios hijos, mire, mejor deme cuatro libras.
Se lleva las cuatro libras; y para no hacer largo el cuento, diré que el carnicero en media hora agota la carne, mata otra vaca, se vende toda y se va esparciendo el rumor. Llega el momento en que todo el mundo, en el pueblo, está esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y de pronto, a las dos de la tarde, hace calor como siempre. Alguien dice:
-¿Se ha dado cuenta del calor que está haciendo?
-¡Pero si en este pueblo siempre ha hecho calor!
(Tanto calor que es pueblo donde los músicos tenían instrumentos remendados con brea y tocaban siempre a la sombra porque si tocaban al sol se les caían a pedazos.)
-Sin embargo -dice uno-, a esta hora nunca ha hecho tanto calor.
-Pero a las dos de la tarde es cuando hay más calor.
-Sí, pero no tanto calor como ahora.
Al pueblo desierto, a la plaza desierta, baja de pronto un pajarito y se corre la voz:
-Hay un pajarito en la plaza.
Y viene todo el mundo, espantado, a ver el pajarito.
-Pero señores, siempre ha habido pajaritos que bajan.
-Sí, pero nunca a esta hora.
Llega un momento de tal tensión para los habitantes del pueblo, que todos están desesperados por irse y no tienen el valor de hacerlo.
-Yo sí soy muy macho -grita uno-. Yo me voy.
Agarra sus muebles, sus hijos, sus animales, los mete en una carreta y atraviesa la calle central donde está el pobre pueblo viéndolo. Hasta el momento en que dicen:
-Si éste se atreve, pues nosotros también nos vamos.
Y empiezan a desmantelar literalmente el pueblo. Se llevan las cosas, los animales, todo.
Y uno de los últimos que abandona el pueblo, dice:
-Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa -y entonces la incendia y otros incendian también sus casas.
Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra, y en medio de ellos va la señora que tuvo el presagio, clamando:
-Yo dije que algo muy grave iba a pasar, y me dijeron que estaba loca.

 Gabriel García Marquez.

(1927-2014)



Destapando Diarios. ¿Por qué sus tapas no muestran lo mismo?

¿Por qué las tapas de los diarios difieren en cuál fue la realidad de ayer? Como decimos habitualmente en estas notas, la lógica indicaría que lo que un diario (cualquier diario) considera que es lo más importante que ha sucedido ayer, lo publique en su primera plana de hoy.
De esa manera, al observar los titulares de la tapa de un diario sabríamos qué es lo que ha ocurrido en el día de ayer, qué es lo que no deberíamos ignorar.


De ser así, al repasar todos los diarios deberíamos toparnos más o menos con los mismos hechos, reflejados en forma similar, más allá de los diferentes estilos de cada medio y de los diversos códigos y lenguaje de los lectores a los que van dirigidos. Pero a esta altura del partido, en nuestro país casi todos sabemos que ésta no es más que una visión inocente (tal vez ingenua) del periodismo. Los diarios suelen no sólo ubicar en sus tapas hechos distintos sino que aun cuando coinciden en el mismo hecho, lo que dicen de él refleja más su línea editorial o intereses ideológicos o económicos que "la realidad" simple y cruda.
Nos enfrentamos así con el hecho de que no podemos conocer lo que ha sucedido el día anterior (esa "realidad" como suponíamos inocentemente al princípio) si nos remitimos a un solo diario. Entonces sin hacer demasiadas elucubraciones podemos deducir que si las "verdades" que reflejan los diarios no son las mismas, lo atinado sería leer todas esas verdades relativas que nos brindan y armar nosotros ese rompecabezas de verdades parciales que supuestamente comprenden dichas visiones para conocer la verdad completa, pura, esa que necesitamos para vivir en una sociedad democrática. Porque, como sabemos, la información que obtengamos conforma el material imprescindible con que formamos nuestra opinión.
Pero aquí nos encontramos con una paradoja: si las verdades que postulan algunos de esos medios son contradictorias entre sí ¿qué debemos deducir? ¿Debemos aceptar que un hecho es positivo y negativo a la vez? ¿Que la verdad absoluta es contradictoria en sí misma? ¿Que las visiones parciales de los diarios no reflejan esa verdad absoluta que buscamos? ¿Que la misma verdad absoluta no existe? Muchas preguntas para un simple blog. Pero como no existe un tribunal externo o superior que dictamine cuál es la verdad,.quizás sea útil apelar a la posición que este humilde blog basurero tomó desde su inicio, reflejado en el postulado fundacional que denominamos La Verdad Basurera y que dice: "La verdad es que la verdad no existe, se construye con nuestras pequeñas verdades individuales. Escuchemos a todas y después busquemos la propia".
Inspirado en este humilde y pretensioso postulado es que nace esta sección, que denominamos Destapando Diarios, y que nos permite ver en el terreno periodístico (en el gráfico, más precisamente) esa paradoja que demuestra que si leemos un diario de hoy creeremos saber lo qué pasó ayer, pero si leemos varios no podremos estar seguros...
Por supuesto, no podemos contentarnos con conocer sólo una parte de esa realidad (de "la verdad"), y menos tomarla como absoluta sino parcial. Pero leer todos los diarios todos los días es muy engorroso... Por eso nos bastaría, quizás, conocer las distintas visiones de los medios (las llamadas "líneas editoriales") para resguardarnos de tomar la visión o verdad parcial del medio que leemos como si fuese la realidad, la verdad absoluta, y tamizar lo que nos dice con esa prevensión.
Pero para contar con ese resguardo primero tenemos que conocer esas visiones, esas líneas editoriales con las que los diarios filtran la realidad. Y es para eso que este humilde servidor público entrega periódicamente las tapas de los principales medios argentinos de una semana, para que los estimados lectores puedan comparar los diferentes enfoques que los diarios hacen de lo que pasó cada día, tanto en la elección de los hechos importantes como las distintas visiones de los mismos. (Hay que aclarar que los diarios escogidos son los editados en Capital Federal y alrededores, y que algunos diarios no salen los fines de semana).



Ahora sí, sin más preámbulos, vayamos ya a las tapas del 1 al 14 de abril de 2014:




(Cliquear cada tapa para agrandarlas)


1/4/14






2/4/14






3/4/14






4/4/14






Sábado 5/4/14





Domingo 6/4/14





7/4/14






8/4/14






9/4/14






10/4/14






11/4/14






Sábado 12/4/14







Domingo 13/4/14





14/4/14








Finalmente, y a modo de yapa, entregamos un par de acotaciones de un gran maestro argentino en esto de analizar el periodismo en tiempos en que los blogs y las redes sociales ni siquiera eran materia de sueños: 



“En esta serie de artículos sólo me propongo consolidar esa saludable desconfianza popular a la letra impresa y a la voz de la radio, que salva a nuestro pueblo en las grandes circunstancias históricas. Ya he dicho en otra ocasión que esa desconfianza y el buen sentido que apareja deben ser hijos del hábito del mate, y de esa pausa entre mate y mate, que abre un interrogante humorístico, mientras se leen los diarios mañaneros, y por donde se desliza esta preguntita socarrona: ¿Qué hay detrás de esto, qué finalidad persiguen, qué interés se mueve?. Conviene que los hombres que han llegado al gobierno tomen mate” (…) O cumplen el programa nacional y popular que nos han prometido, y entonces los van a pintar como si fueran el diablo, o no lo cumplen, y entonces los van a pintar como angelitos de cielorraso”. (...)


" Hay mil secretos, mil artimañas desleales que inciden en la formación de la opinión pública. Y cuídese lector de lo vagamente insinuado, de lo reiterado con malicia, mucho más que las groseras imputaciones o elogios, porque más trabajan con la gota de agua de todos los días que con el escándalo resonante. Así edifican héroes y pecadores, prestigian ideas o las desmerecen”.(...)

“Esto que estoy diciendo es historia mínima que baja la categoría de los temas; no beneficia al que escribe, pero no hay otro camino que documentar estas minucias, para ayudar al pueblo a descubrir la verdad entre la mentira engolada y la información falsificada”.(...)

“Era así como andar con el arco y la flecha en medio de ametralladoras y cañones, construyendo ladrillo y barro en la época de hormigón armado. Oponíamos el sentido común y las conclusiones del análisis inmediato a un pensamiento infatuado de sabiduría prestada; pequeños volantes y folletitos o la voz de nuestros oradores callejeros contra todo el aparato de difusión y la publicidad de la fama y la suficiencia y contra la autoridad de las cátedras y bibliotecas.”



Arturo Jauretche.







Click aquí para ver la edición anterior.



Otras basuras en oferta

DELIVERY BASURERO

DELIVERY BASURERO
Si querés que te avisemos cuando publicamos una nota, pedilo a basureronacional@gmail.com